viernes, 28 de marzo de 2014

Joaquín Torres, el it maduro ha llegado

En este mundo absurdo de internet, donde tener un blog se ha convertido en una profesión, existe una élite de blogueras que vive de contar la ropa que se pone cada día. Son las llamadas "it girls", que con sus consejos en plan amiga guapa y lista consiguen lo que las marcas de moda les cuesta cada vez más con sus campañas millonarias: que las niñas se gasten el dinero en la ropa y complementos que a otros les interesa.

Para mí el interés de este segmento es cero, porque ni en mis sueños más sumisos he valorado la feminización. No me interesa aprender trucos para combinar mi falda con los complementos. El sector gay de esta tendencia, que lo hay, está representado precisamente por el tipo de chico que me provoca la misma excitación sexual que una mujer: joven, delgadísimo y con tendencia a mostrar una juvenil candidez cuando no directamente estupidez.

Hasta hoy, que he descubierto el blog de Joaquín Torres.

Joaquín Torres es arquitecto y diseñador. A lo mejor os suena de verlo por la tele contando cómo le ha rediseñado la casa a la famosa de turno. Se nota que tiene una imagen estudiadísima, con su impecable bronceado, sus personales gafas y las americanas fashionistas que luce. En la linea del tipo de Madrid con dinero y un autoproclamado sentido de la moda.

Pero ahí donde un Nacho Montes me deja frío, Joaquín Torres siempre me ha llamado la atención. Es maduro, ahí está el factor clave. También tiene ese punto de aspecto tan pensado que seguro que esconde una intimidad mucho menos glamourosa. Viciosa, vamos. Ya no quedará ningún lector de antaño que lo recuerde, pero en este blog he comentado lo mucho que me excita el contraste y provocar la ruptura.

Por lo que veo a Joaquín también. Esta es la imagen con la que promociona su blog:



Él dice que es un homenaje a una foto de Yves Saint Laurent y que se presenta ante los lectores de su blog de moda al desnudo.

Bueno. Por las hechuras y cómo le quedaban las americanas era predecible que el hombre se cuida. Quizás sorprende que tanto. Sobre todo el tema abdominal. Pero si necesitaba una chispa para que este hombre me pusiera totalmente cerdo, era ésta.

Sé que el desviado soy yo. Y donde hay un homenaje, un estilo y una elegancia yo veo sexo muy húmedo.

Pero luego el pícaro de Joaquín publica un post con consejos para ponerse en forma. Y, obviamente, él es un modelo de hombre que se pone en forma. Así que la entrada está salpicada de fotos de esta guisa:


Y yo aquí sí que ya me da igual que hable de foulares o zapatos. Yo quiero sudor y vicio. Que seguro que tiene. Y mucho.

Si es que al final todos caemos. Sé de lo que hablo porque yo no gano un duro con este blog. Así que sólo me queda la otra única razón por la que la gente se abre uno: el ego.






 

viernes, 21 de marzo de 2014

Puse mi barba a remojar

Los años sabáticos tiene un algo de locura fruto del aburrimiento. Debe ser la sensación de libertad mal entendia la que lleva a romper esquemas y probar cosas nuevas. Supongo que si no necesitaras este tipo de rupturas no te tomarías un año sabático, para empezar.

Vamos, que me he dejado barba.

Y estoy follando como nunca.

Juraría, porque me lo han dicho, que lo segundo va íntimamente ligado a lo primero. Aunque me niego a atribuir el incremente exponencial de mis polvos al simple hecho de dejarme crecer pelo. También tendrá que ver la locura y la deshinibición que mencionaba antes. Me temo que ya es tarde para lanzar encuestas al respecto.

Me he convertido en aquello que buscaba a los 18 años: un tipo rozando los cuarenta, con vello a la vista y unas cuantas canas para aderezar. Con piso propio para poder follar. Y una personalidad arrolladora y una sonrisa encantadora y una inteligencia privilegiada y una cuenta corriente abultada y un bulto que nunca falla. Grosso modo.

Lejos del trauma, he abrazado con entusiasmo esta nueva etapa. Literalmente.

El punto de inflexión fue una conversación con un chiquillo en un bar. Él, uno de estos especímenes de veinteañeros que inexplicablemente despliegan una cantidad de pelo y tatuajes impensable en los universitarios de mi época. Son como osos en miniatura, pero sin ser siquiera osos.

Quizá no era exactamente así, pero nos hacemos una idea.

La conversación, en la barra de un bar de ambiente de la ciudad:

Él: Hola, siempre me han gustado mucho los tíos como tú.
Yo: Ah... ¿y cómo soy yo?
Él: Así... maduro, con canas. Interesante...
Yo: Ah...

Debo confesar que siguieron cinco segundos de shock. Es más, me di la vuelta y llamé al camarero  para pedirle otra cerveza. Las páginas de este blog son testigo de que no tengo ningún problema con la palabra "maduro". Al contrario. Pero nunca vi venir el día en que me la aplicarían a mí. Y menos con semejante desparpajo y rotundidad.

Claro que luego caí en la cuenta de que el chaval estaba haciendo una declaración de intenciones en positivo. No estaba muy seguro de cómo se traducía en la práctica lo de que me encontrara "interesante", pero decidí retomar la conversación para ver lo que era.

Por si os encontráis en una situación parecida, os aviso: "interesante" era chupármela hasta el final en el baño del bar y venirse a casa para dejarse penetrar por otros sitios más antes de la hora del desayuno.

Y muy bien. Cerrar ciclos sienta estupendamente. Ya veis que hasta me paso por aquí de nuevo.

Estoy cayendo que ahora que soy capaz de excitarme con esta nueva hornada de cachorros peluditos no es que folle más por tener barba. Es que hay el doble de tíos follables a mi alrededor...

 

martes, 30 de octubre de 2012

Movember

El bigote está de capa caída. Ni siquiera la vorágine recicladora de elementos estéticos de los 80 ha logrado ponerlo de nuevo en la calle (y a donde le dé a cada uno más gustito, claro). Será porque si sienta mal sienta muy mal o porque no te salva de tenerte que afeitar cada día igualmente, el caso es que el bigote está reservado a nuestras ensoñaciones porno más vintage...


 ...o a las especializaciones sexuales más conmaduras.


Precisamente por la extrañeza que supone dejarse bigote y (sólo bigote) en el siglo XXI, lo de Movember me parece una iniciativa tan estupenda. 

- Manolo, qué raro estás con bigote. ¿Por qué te lo has dejado?
- Pues mira, ya que lo mencionas, ¿sabías que cada HORA Y MEDIA muere un hombre en ESPAÑA por cáncer de próstata?
- ¡¡!!
- Exacto. Pues estoy colaborando recaudando fondos para la investigación de la enfermedad y, ya de paso, ayudando a concienciar a la gente de que la prevención y el diagnóstico precoz son muy importantes.

Me ha quedado algo muy de telepromoción de serie nacional, pero confío en la candorosa honestidad del género para hacerme entender.
La idea es que a partir del día 1 de noviembre moviembre lampiños varones de todo el mundo empiecen a cultivar sus mostachos y que hagan partícipes del proceso a sus familiares, amigos y conocidos del Internet. Que se busquen patrocinadores, vaya.

Por desgracia soy de un imberbe que da penita, así que lo máximo que puedo hacer por la causa, además de donar a favor del bigotón más sexy que encuentre, es difundir el mensaje entre los lectores que me queden. Así que si os interesa:
Movember Spain (y de ahí no os costará nada saltar a vuestro país de orígen, chicos listos)

Y ahora, bigotes.






martes, 8 de mayo de 2012

Viejos conocidos

Italocerdo
Aparición estelar: Italocerdo

Porque, en el último mes, 26 veces han llegado a este perfil buscando en Google "italocerdo". Vivir para ver.




El profe
Aparición estelar: Fetichismos: traje y corbata (+profesores)

Homenaje a los viejos tiempos del blog.



 Marco
Aparición estelar: Marco de Brute

Esta vez, sin pezones. Y comiéndose una polla "uncut" que da gloria verla.



Will
Aparición estelar: Mitos de adolescencia: Will Clark

Otro superventas del blog, que se mantiene en la lista de entradas más leídas. Es que es tan guapo...



domingo, 6 de mayo de 2012

Este hombre fue mi novio


Impresionante, ¿eh?

Pues este señor fue mi novio durante un tiempo. Era inglés (de Londres, no vayamos a ser rebuscados) y nos conocimos un verano. Le resulté tan irresistible que se mudó aquí por mi culo bonito.

De hecho, este hombre fue mi Amo. Y como la puta era suya y se lo follaba cuando quería, me iba ofreciendo a otros hombres en sus ratos libres.

Lo malo es que yo de todo esto me iba enterando por terceros. Abría mi perfil de bearwww y veía, todo contento, que tenía como 12 mensajes nuevos. Pero la inmensa mayoría no tenían sentido alguno. Muchos eran de cabreo absoluto por lo poco serio que era mi novio y que, cuando se queda, se queda. Que qué cabrones somos por dejar a la gente tirada. Me temo que mi total desconcierto sólo hacía que caldear los ánimos ya que la gente se pensaba que, encima, me hacía el tonto con ellos.

Nunca he averiguado quién fue el que se creó un perfil falso tan descarado usando el maromo de la foto (por otro lado, uno de los recurrentes de Internet). Lo que es seguro es que me conocía muy bien, porque a las víctimas les daba detalles de mi vida bastante específicos y precisos. Dentro de la locura de perfiles falsos de la red, éste estaba pensado para hacerme daño a mí.

Y vaya si lo hizo, porque lo que empezó como algo anecdótico fue creciendo de un modo surrealista. Al cabo de un tiempo apareció mi propio perfil de novio/esclavo del osazo este. Por supuesto, había fotos. Pero no mías, que por aquel entonces yo era muy recatado con mis fotos en la red. Lo escalofriante era que las fotos de culos abiertos y sumisos arrastrados daban perfectamente el pego como mías. Y ahí ya las cosas se complicaron: perdí amigos, generé odios y no gané absolutamente nada. Disgustos, en todo caso.

Me entristece el tiempo que puede llegar a dedicar la gente a hacer daño gratuitamente. Lo cual sería un detalle por mi parte si no fuera porque, por otro lado, es indignante la querencia de ser manipulados que tienen algunos. Es directamente proporcional a su facilidad de generar odio y de acumular rencor.

Recuerdo esto por que hoy he oído ecos de esta broma pesada. Me he reencontrado con una de las víctimas del engaño. Un tío que me encantaba, con el que tuve además un polvo fantástico, y que me mandó a la mierda después de un encontronazo con mi novio. O con mi otro yo. No sé. Precisamente lo que me faltan son explicaciones. El caso es que hoy he intentado retomar ese contacto y ver si el tiempo ha dejado las cosas en una anécdota. Qué va. Me ha bloqueado con esa facilidad insensible que dan los perfiles de internet. Sin siquiera una respuesta. Verbal, por lo menos. Bloquear a alguien sin mediar palabra, si lo piensas, es una respuesta mucho más contundente y cruel que cualquier frase, por gruesa que sea.

Al final resulta más doloroso que las víctimas se conviertan en los peores verdugos. 

No creo que me acostumbre nunca. Tampoco creo que deje de pasarme nunca, porque veo que es recurrente. Algo similar me pasó con este blog a la mínima que me abrí un poco a los demás. Por eso cerró durante una temporada larga y por eso ha vuelto con cicatrices y complejos. Pero sigue aquí en días tristes como hoy.


sábado, 14 de abril de 2012

Chorreos

En esto de los blogs subidos de tono hay una tendencia a exaltarse y dejar caer lo primero que uno (no) piensa. Cuántas veces no habremos visto en los comentarios expresiones de "Quiero que este hombre blablabla" o "Yo a este tío le haría blablabla". 

Siempre me han hecho gracia porque suelen condensar de un modo muy transparente y honesto lo que yo intento adornar con palabrería superflua. Así que he decidido dar rienda suelta a mis bajos instintos de vez en cuando y dejarme de redacciones. Soltarlo a chorro. 

Cuando me topo con uno de mis fetiches en grado superlativo es imposible desligarlo de la práctica concreta a la que van directamente conectados. Lo contrario sería raro. Como decir que te encantan las pollas largas y gordas pero luego correrte sin bajarle los pantalones.

Por eso, además, esto sirve de juego con mis sufridos lectores. A ver si con el chorreo que suelto sobre el maromo en cuestión llegáis a ver de dónde viene mi exaltación. Cuál es el elemento que desencadena mis deseos más puros.


"¡Pégame! ¡Zúrrame!  ¡Castígame! Sacude mi cuerpo hasta las entrañas. Destroza mi esfínter con tus manazas. Dame la vuelta como un calcetín. Prométeme que cuando me hayas dejado exhausto y acabado me dejarás sollozar contra tu pecho."






"Cómeme el culo como un animal. Espero que no te asusten mis gemidos. Sé que no son muy masculinos, pero no me imagino cómo puedo aguantar el tipo con un huracán de pelo duro arrasando entre mis nalgas. Ya verás que es una zona sensible. Pero cuando veas que se pone roja de un modo alarmante... aprieta más fuerte".





"Voy a tragarme tu polla hasta los cojones, No digas nada. En ningún momento".



lunes, 9 de abril de 2012

Viejos conocidos

Saturno, dale que te pego
Aparición estelar: Saturno devorado por sus hijos
y también en: Saturno dándole su merecido a sus hijos


A lo mejor me hago pesado y no tiene sentido celebrar cada hallazgo que hago de lo que, de hecho, es una sesión de fotos de las que debe haber docenas. Pero al morbo intrínseco de estas fotos se le suma el valor sentimental que da la morriña de tiempos pasados en este blog.

Y que esa polla a punto de enfilar el recto del colega es de un morbo brutal. A pesar de que a Jake se le caiga el culo. Qué cojones.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...